El Calzado

Lunes, 15 Septiembre   

Cuando compres zapatos deportivos asegúrate de que te calcen apropiadamente, es
decir, que quede espacio en la punta para los dedos. Ninguno de los dedos del pie, ni
el más grande ni el más pequeño, debe extenderse por los laterales del calzado. Si se
trata de zapatos para correr, asegúrate de que haya entre 1 a 2 cm de distancia entre
el dedo grande y la punta del zapato. Los zapatos deben sentirse cómodos en el talón,
ni muy estrechos ni muy holgados. El interior del zapato debe estar hecho de material
firme que proporcione estabilidad para evitar que el pie se doble hacia adentro. Un
soporte firme del arco te proporcionará mayor comodidad.

A la hora de comprar zapatos deportivos asegúrate de probarte varios pares. Puedes ir
a una tienda deportiva en la que encuentres empleados con conocimientos
especializados.
Además, cuando compres zapatos deportivos, procura hacerlo en la tarde porque es
cuando tus pies están más grandes. Tampoco olvides llevar contigo las medias que
utilizarás con los zapatos que compres. Es aconsejable cambiar tus zapatos cada 3 a 9
meses (480 a 800 kilómetros), dependiendo de tu nivel de actividad.
Un par de zapatos deportivos puede no ser suficiente si practicas varios deportes.

Elige siempre los zapatos adecuados para cada tipo de deporte que realices. Por
ejemplo, los zapatos para correr deben tener el acolchonamiento necesario para la
absorción del choque y un firme soporte tanto para el arco como para el talón. Los
zapatos para caminatas deben tener suelas flexibles y ser acolchados en el talón; sin
embargo, un acolchonamiento excesivo en la punta podría hacerte resbalar.