Elaboración Manual de una Horma a Medida

Lunes, 15 Septiembre   

En el taller de un hormero suele haber herramientas con más de un siglo de antigüedad. Dos de las que se usan en el taller de Berta son piezas de museo. Una es la podadora de corte longitudinal para dar la primer forma al bloque de madera. Se fija con un gancho al final de la mesa de trabajo y puede moverse vertical y horizontalmente.

En uno de los laterales del bloque cortado con la podadora se dibuja la planta interior obtenida a partir del contorno del pie. Finalmente, el hormero corta los extremos del bloque cubiertos con cera y empieza a darle forma con la hachuela.
Siempre coloca el bloque sobre la mesa en la dirección que mejor le permite trabajar con la cuchilla de la podadera, que sitúa en el ángulo adecuado. El hormero empuja la empuñadura con fuerza hacia abajo para cortar astillas de más o menos grosor en los puntos adecuados. Durante este proceso se rige ya por los datos que figuran en la hoja de medición sobre la longitud, el volumen y el modelo del zapato.

Con el cuchillo curvo y una escofina, labra los abultamientos y las cavidades, y con una lima pule la forma y elimina los rastros de las herramientas utilizadas hasta entonces, así como las rugosidades de la superficie. Tras las últimas mediciones, el hormero da la forma definitiva a la horma con papel de lija, grueso al principio y fino después. La superficie queda totalmente lisa.