Las Herramientas del Zapatero

Lunes, 15 Septiembre   

El clicker o cortador recorta con un cuchillo afilado las distintas partes de la
pala. Este utensilio ocupa en una manufactura de zapatos un lugar similar al del
cortador de una sastrería. No en vano tiene la responsabilidad de cortar la valiosa
materia prima. En la fabricación de cada par de zapatos un error justo en este
momento puede costarle muy caro a un artesano
Existen patrones para cada modelo de zapato en todos los tamaños e igualmente
elevado es el número de patrones correspondientes que poseen las manufacturas de
zapatos. A lo largo del patrón el cortador recorta cada una de las partes de la
pala. En la confección de zapatos a medida los patrones se desarrollan
individualmente para cada cliente, de forma comparable a los patrones de papel de
los sastres.
El martillo de remendón fija la piel sobre la horma de madera y la clava de forma
provisional. Después la pala se cose al cerquillo y se retiran las agujas. El
martillo a veces está magnetizado para facilitar el manejo de las pequeñas agujas.
Con el gouger, una especie de formón de carpintero o escoplo curvo, se perforaba
antiguamente un túnel en la suela para poder fijar la costura. Hoy en día este
proceso se hace mediante una máquina que imita el método manual y gracias a la cual
se acelera el proceso de producción.
Para poder coser la piel gruesa deben practicarse agujeros. Para ello el zapatero
necesita el escarificador. Los bordados de adorno sobre la pala requieren una
elaboración costosa y actualmente todavía se trabaja con esta herramienta.
Con estas ruedas dentadas se pueden grabar motivos decorativos en la piel, por
ejemplo, para decorar la suela. En la actualidad, en las grandes manufacturas este
paso se realiza con ayuda de una máquina